Vivencias que dejan moralejas.


Por: Dilmarys Cuello
El mirar las cosas simplemente como se ven a veces no nos permite percibir directamente lo que se esconde detrás. El punto de esto es que en la mayoría de los casos vemos las cosas malas como buenas y casi siempre vemos todo lo bueno como malo, solo por el aspecto o la forma en la que se nos presenta.

Les cuento que viaja a mis clases en Santiago y como siempre me transportaba en concho. Mirándolo todo, -como siempre- poniendo mi vista lejos del ambiente de aluminio, calor, asientos rotos y mala música, pude mirar al elevado de la Estrella Sadhala y al observar el elevado -la parte que se ve, la de abajo, claro, depende del posicionamiento que tengas en el concho- me sorprendió mucho ver un arbusto creciendo en lo que seguro era una mal oliente tubería que se encargaría de desaguar el elevado en tiempos de lluvia, pero eso no es todo, más que ver el arbusto creciendo en esas extrañas condiciones, me sorprendió mucho mas, ver una paloma; que vino de un no se donde; paloma que fue blanca en otro tiempo pero por vivir en esas condiciones ya le había cambiado el aspecto.

Me quede mirándola por un buen rato, mientras el semáforo cambiaba a verde y me pregunté ¿Dejó ésta de ser una blanca paloma, por no tener ese color? ¿Debemos llamarla por su nombre, aunque su nido este en un puente y no en una hermosa palmera? ¿Es mi percepción más real que el objeto que veo?.

Hace un tiempo daba una clase, en la que se nos pedía que nos liberáramos de los prejuicios –créanme, me está costando, pero sigo trabajando en eso-y es que tenemos una terrible regla para medir la gente que nos rodea por como se ven, o mejor dicho por como la vemos... Pareciera que tenemos una varita para medir, con nuestra regla, lo que este bien o esta mal y casi siempre esta no pasa de lo exterior, de la ropa, el aspecto.

Es que esa ropa no es la adecuada, es que el pelo largo deja mucho que decir, es que usa aretes -y les recuerdo que: aun estoy trabajando es eso- o en el peor de los casos es que tiene tatuajes, pero ¿es el color lo determina si es o no paloma?. Pero, ¿quién nos hizo jueces o juezas para determinar que la normalidad mía es la anormalidad tuya?. Se debe tener una varita, pero solo para medirnos a nosotros mismos y cuando logremos eso con la justeza que eso implica; tendremos la suficiente capacidad para discernir si se es paloma viviendo en el desagüe de un elevado, con un color poco apropiado y con un olor no característico de su raza. Se me ocurre una pregunta mientras le escribo: ¿Qué llevo a esa preciosa paloma a cambiar su habitad "normal" para sobrevivir en esas condiciones? ¿Qué o quién?.

La historia del rey David, me fascina- como otras tantas en la Biblias- Era el rey escogido por Dios y sin embargo su familia solo veía un pastor de ovejas. La Biblia dice: "Dios no se fija en las cualidades que la gente ve. La gente sólo presta atención al aspecto de las personas, pero el Señor ve su corazón". 1era Samuel 16: 7 (versión 2005).

FUENTE: SABANETASR.COM
Share this article :

Publicar un comentario

Recibe Nuestras Noticias -Via- Correo Electronico.

 
Web Master : Creador De La Web | DjMenorDilone | Plantilla
Copyright © 2012. SabanetaAlDia.Com - Derechos Reservados
Template Created by Creating Website Published by Web
Proudly powered by Blogger